Tipos de hackers y sus equivalentes en Juego de Tronos

Mezclar dos cosas que molan suelen dar como resultado algo que mola muchísimo. Por ejemplo, deberían darle un premio al que inventó los perritos calientes con lonchas de beicon enrolladas en las salchichas. Del mismo modo, hablar de hackers y de Juego de Tronos mezclados es algo que promete tanto que a ver quién se resiste… Vamos a hacerlo. Estos son los seis tipos de hackers informáticos y los que serían sus equivalentes en la molonísima serie “Juego de Tronos”.

Los Lannister: hackers gubernamentales

Desde Washington, Moscú o Pekín, los hackers al servicio de los grandes gobiernos solo juegan en las grandes ligas de los secretos informáticos, el tráfico de información de alto nivel y los programas de software más potentes y sofisticados. Son los expertos al servicio del poder y sus objetivos son el espionaje empresarial, los ciberataques y el sabotaje de alto nivel. Al igual que los Lannister siempre suelen pagar sus deudas, pero a veces ocurre que un elemento descontento (como la soldado Manning o Richard Snowden) no están de acuerdo con los objetivos de sus señores y hacen la guerra por su cuenta. Nunca habrá perdón para ellos.

Los Baratheon: voyeurs, depravados y crueles

Si algunos desean que exista un infierno para los hackers, sin duda esperan que este tipo de hackers sufra en un infierno dentro de ese infierno. Son el tipo de hackers que se dedica a robar fotos íntimas, a publicar direcciones personales o contraseñas de correo de famosos y no tan famosos, usando tanto métodos informáticos como suplantación de personalidades. La barra de moral de estos individuos aún no ha cargado ni al 50% y su mayor orgullo consiste en causar el mayor sufrimiento o provocar las situaciones más embarazosas para sus víctimas. Joffrey, el despreciable reyezuelo que se sentó durante un breve período en el Trono de Hierro, sería uno de estos tipos. O tal vez otra de sus víctimas.

Los Stark: activistas, sacrificándose por el bien común

Suelen acabar mal, para qué engañarnos. Sus casi siempre nobles intenciones suelen chocar con los grandes intereses y al acabar la batalla casi siempre están en el bando perdedor. Es lo que tiene militar en el contrapoder. Sus objetivos son la injusticia, el abuso de poder, la información oculta y todos los que intentan aprovecharse de su situación para ponerse por encima del ciudadano común, así que tienen donde elegir. Los hay que trabajan en solitario o en pequeños ejércitos cuyas acciones concertadas consiguen que se tambaleen las fortalezas mejor protegidas. Sin embargo, no suelen causar daños permanentes sino simplemente llar la atención e informar. El invierno siempre está al caer para esta saga de héroes con mala suerte.

La Guardia de la Noche: los hackers de sombrero blanco

Si los “hacktivistas” se sacrifican por el bien común aunque tomando partido por una facción, los hackers de sombrero blanco solo quieren defenderte -a ti y a todos- de los grandes peligros de la inseguridad informática. Penetrarán en tu sistema y lo pondrán patas arriba solo para demostrarte cuán vulnerable eres para a continuación ofrecerte consejos o ayuda para solucionarlo. Es sabido que grandes compañías como Google se mueren por contratarlos (hay un premio de 15.000 dólares para quien encuentre un bug en Chrome). Pero ellos luchan a su aire, sin amo ni rey, y son fieles a su juramento: “Soy la Espada de la Oscuridad. Soy el Vigilante de El Muro. Soy el fuego que arde contra el frío…”

Los Greyjoy: buscardores de gloria a cualquier precio

No suelen carle bien a nadie –ni siquiera a sí mismos-, pero ahí están. Ya les gustaría tener los conocimientos y el talento para pertenecer a alguno de los otros grupos. Pero lo suyo es el spam, los ataques por fuerza bruta o usar aparatitos comprados por eBay para hacerse con contraseñas o tirar abajo webs. Suelen acabar en manos de la justicia y les gusta verse a sí mismos como hackers, pero lo cierto es que se quedan en simples gamberros informáticos. Persiguen una gloria efímera que siempre se les escapa y a veces se conforman con el saqueo o simplemente con molestar. Theon Greyjoy, el infeliz traidor que paga sus pecados con una horrible tortura podría ser uno de ellos.

Los Bolton: los escrúpulos son para otros. Ciberladrones

Que en su escudo familiar aparezca un hombre desollado debería ser suficiente para pensar que estos tipos no se andan con bromas. Los Bolton tienen su capital en Fuente Terror, un lugar maldito que ha albergado escenas inimaginables. Los cibercacos tampoco se paran en mientes a la hora de lograr sus objetivos. Extorsión, robo, cibersecuestro, falsificación de documentos, chantajes… todo vale para sacar un buen botín o someter la voluntad de una persona o una organización. Han evolucionado mucho desde los tiempo de los emails nigerianos y una de sus tácticas actuales consiste en secuestrar una base de datos, encriptarla y pedir un cuantioso rescate por desencriptarla. Unos angelitos.

Y tú, ¿conoces alguna tribu más de hackers que pueda tener su equivalente en Juego de Tronos?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR