En defensa de la tabla de multiplicar del 12

Joon McLoone se pregunta en el blog de Wolfram acerca de la utilidad de memorizar la tabla del 12. En España, los niños tradicionalmente aprenden solo las tablas de multiplicar del 1 al 10; en el mundo anglosajón, creo que es común aprender también la del 11 y la del 12. Me contaron incluso que en España se intentó en algún momento promover un aprendizaje no-memorístico en primaria para las tablas de multiplicar (los niños habían de “razonarlas” sumando mentalmente) y que fue un completo desastre. Volvieron al método tradicional poco después.

La utilidad de memorizar las tablas del 11 y el 12 es cuando menos discutible: en un sistema decimal no son tan importantes como las del 1 al 10. La tabla del 11 puede servir para realizar algunos buenos trucos y cálculos rápidos. La del 12 puede ayudar a resolver rápido algunos cálculos relacionados con valores culturales: los huevos se venden por docenas, así como las flores y algunos que otros productos. Los meses son 12 y las horas del día son 24 (12×2) y es fácil calcular que 3 días son 72 horas (3×(12×2)) o que hay 60 meses en un lustro (5×12).

Como 12 es además muy divisible (entre 2, 3, 4 y 6) conocer esa tabla puede venir bien también si se emplean mentalmente ciertas técnicas de división o reparto. McLoone explica también, con todo detalle, que esas tablas por encima del 10 proporcionan un valor para cálculos aproximados que minimizan los errores. Por ejemplo, si se nos pide calcular 1.125 × 1.250 mucha gente tendería a simplificarlo como 1.000 × 1.000 ~1.000.000 mientras que se sabe que 11 × 12 = 132 se puede dar ~1.320.000 que es una mejor aproximación al valor exacto (1.406.250).

La cuestión es que si es bueno aprender las tablas del 11 y el 12… ¿Por qué pararse ahí? Se podría seguir con las del 13, 14, 15… etcétera. La conclusión de artículo viene a ser que si aprenderse las tablas hasta el 10 es bueno, es mejor todavía aprendérselas hasta el 12 – y si los niños se animan de forma natural a más, mejor todavía.

En Sin Vuelta de Hoja | Los consumidores y sus peculiares querencias numéricas, Robar bancos no es un crimen que compense, matemáticamente hablando, Cómo elegir la mejor fecha para comprar billetes de avión, cine o las mejores rebajas, matemáticamente hablando

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR