San Valentín: flores, citas…y hackers

Los hackers no descansan en ningún momento del año. Pero hay determinadas fechas en las que incrementan los ataques en busca de algún incauto internauta. Una de ellas, como reconocen todos los expertos en seguridad, es la celebración del próximo día de San Valentín, ocasión ideal para utilizar como ganchos correos, webs y aplicaciones relacionadas con el amor y los regalos a la pareja.

Siga estas reglas de oro para que los piratas informáticos no amarguen la jornada.

1. Spam y más spam
Estos días se utiliza como gancho para que los usuarios abran correos promocionales cualquier cosa relacionada con San Valentín. Ojo, porque puede esconder una sorpresa en forma de malware. Recientemente, Trend Micro ha encontrado un ataque contra usuarios canadienses que buscan una escapada con cena romántica incluida. El correo electrónico muestra un suculento menú para la cena de San Valentín y tiene un archivo adjunto. Pues bien, el archivo en cuestión es malware, concretamente un troyano que deja una puerta abierta a los hackers en nuestro ordenador.

2. Tiendas peligrosas
Los expertos de seguridad coinciden en que hay que ser muy cautos con los resultados de la búsqueda en Google y otros motores de palabras como “restaurantes” o “flores” porque pueden llevarnos a tiendas que en realidad son estafas. Es preferible visitar directamente la página web de compañías de confianza a la hora de comprar online.
Hay que tener especial cautela ante websites maliciosas que tienen un nombre familiar en la URL para confundir al usuario. A veces, el link en cuestión que nos llega al correo o a las redes sociales utiliza un acortador de URL, un truco usado por los ciberdelincuentes para no mostrar la dirección real a la que dirigen sus enlaces maliciosos. Se puede comprobar la URL de los enlaces acortados en longurl.org.
También hay herramientas como MyWOT que ofrecen información sobre la reputación de un sitio web. De todas formas, siempre debe primar el sentido común. Si encontramos alguna ganga, probablemente haya una estafa detrás.

3. Una postal infectada
Si no tenemos un buen filtro antispam en el correo, también podemos recibir postales o vídeos por San Valentín de remitentes desconocidos. No pique. Debe ir directamente a la basura, sin ni siquiera abrirlo, porque estas postales suelen llevar un archivo adjunto que, en realidad, es un malware que nos infectará el ordenador. Lo mismo ocurre si buscamos postales de San Valentín en Internet y la página en cuestión exige descargar un archivo, que seguramente será malicioso.


4. Falsos perfiles en páginas web de citas

La empresa de seguridad Check Point alerta de que el día de San Valentín se espera un incremento de perfiles falsos en los sitios de citas online. Recientemente, se supo el caso de una mujer a la que estafaron 300.000 dólares. 
En estos casos, los ciberdelincuentes utilizan imágenes de personas atractivas como señuelo y responden a los mensajes de los miembros interesados en contactar online con enlaces de tipo malicioso. Un consejo, aunque no es 100% infalible, consiste en buscar la validez de la imagen del perfil. Si utilizamos Google Chrome como navegador, se hace clic con el botón derecho y se selecciona buscar en Google esta imagen, podremos ver si a quién pertenece en realidad la fotografía.

Imagen: Valentines (cc Mike Mozart/JeepersMedia)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies