Samsung quiere matar al iPad

Samsung todavía no ha dado con esa tableta mágica capaz de hacer sombra al iPad de Apple. Pero no tira la toalla. La compañía coreana acaba de presentar una nueva gama de tabletas, la Galaxy Tab S, con la que pretende situarse en lo más alto del mercado. Y es que, hasta la fecha, Samsung tenía tantas familias de tabletas que ninguna destacaba especialmente. El fabricante asiático cubría todas las configuraciones y precios de máquinas Android, desde equipos para niños hasta dispositivos profesionales, desde minitabletas de 7 pulgadas hasta las más grandes de 12,2 pulgadas.

Entre tanta tableta, ¿cuál era realmente la que competía con el iPad? Era difícil decirlo. Samsung pretende ahora tener su buque insignia también en este segmento. Un par de modelos de gama alta, con especificaciones de altos vuelos (y precios en consonancia, claro) y diseño atractivo con las que pueda lograr que los consumidores se decanten por su marca en vez de por el iPad Mini o el iPad Air.

La nueva familia se ha bautizado como Samsung Galaxy Tab S, es decir, que lleva el mismo apellido que su conocida familia de smartphones de gama alta. Porque la estrategia es la misma: replicar en las tabletas el éxito que ha conseguido en móviles inteligentes con los Galaxy S5, que han sido la punta de lanza para convertir a Samsung en el líder mundial de smartphones.

El objetivo final es acabar destronando a Apple. La compañía estadounidense pierde cuota de mercado (el año pasado se dejó trece puntos porcentuales) debido a la altísima competencia. Aún así, siendo el número uno mundial en tabletas.

1. Pantalla. Destaca por su pantalla Super Amoled WQXGA con resolución de 2550×1600, que mejora la riqueza y nitidez, con un mayor ratio de constraste que proporciona imágenes más reales, negros más oscuros y blancos más brillantes. Gracias a la tecnología Adaptive Display, se ajusta de forma inteligente la saturación y nitidez en función de variables como la aplicación que se esté utilizando, la luz ambiente o la temperatura de color del entorno. Se comercializará en dos modelos, de 10,5 y 8,4 pulgadas.

2. Diseño. Samsung ha mejorado el diseño de anteriores tabletas. Además, los nuevos modelos destacan por su perfil fino de tan sólo 6,6 milímetros. También por su ligereza: tan solo 465 gramos (10.5 pulgadas) y 294 gramos (8.4 pulgadas).

3. Prestaciones. Tiene todo lo que se le puede pedir a una tableta de gama alta. Procesador de cuatro núcleos, sensor de huella dactilar, Android 4.4 (KitKat), conectividad 4G, 16/32 GB memoria interna ampliable con microSD hasta 128 GB, batería de 4,900 mAh (la más pequeña) o 9.900 mAh (la de 10,5 pulgadas).

4. Experiencia de usuario. Destaca por apuestas como el modo ‘Kids ́Mode’, que cuenta con su propia interfaz y con numerosas aplicaciones diseñadas especialmente para ser usadas por niños. Además, cuenta con un modo multiusuario, que permite al usuario crear un perfil propio optimizado y seguro. Asimismo, se pueden recibir en la tableta las llamadas que entren en el móvil, si éste se sincroniza con la Galaxy Tab S.

5. Disponibles en julio, su precio partirá de 399 euros (la de 8,4 pulgadas) y de 499 euros (la de 10,5 pulgadas).

Imagen:Phandroid.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR