Los robots más curiosos de la historia

Cuando uno piensa en robots, suele hacerlo en droides humanoides como los que aparecen en las películas, sin embargo estas máquinas, tan útiles en muchos casos, pueden tener múltiples formas y tamaños.


Si nos centramos en los robots con aspecto humano, tenemos que remontarnos al año 1937, cuando fue creado Elektro, el que es considerado como primer robot humanoide de la historia. De formas semejantes a las de un humano, esta máquina era capaz de andar, hablar (podía decir hasta 700 palabras) e incluso distinguir la luz roja de la verde a través de sus ojos.


Desde ese entonces y hasta ahora, mucho ha avanzado la tecnología y gracias a la inteligencia artificial, los robots son capaces de aprender y son cada día más parecidos a los seres humanos. Sin embargo, a lo largo de la historia de la robótica son muchos los ejemplares que podemos considerar “curiosos” por sus funciones, formas, tamaños o capacidades. Estos son algunos ejemplos:

 

Guepardo Robot (Cheetah)

Construido por el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), este androide cuadrúpedo es capaz de correr y saltar como si de un guepardo a la carrera se tratase. Encargado por la agencia de defensa norteamericana DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), su finalidad es la de ser utilizado en el campo de batalla durante las guerras, por lo que su velocidad y capacidad para saltar obstáculos de hasta 40 cm de alto es una gran ventaja.

 

Panasonic Evolta

Se trata de un pequeño robot deportista que ha logrado concluir la prueba de las 24 horas de Le Mans con tan solo un par de pilas AA en 2010, ha recorrido los más de 500 kilómetros que separan las ciudades japonesas de Kioto y Tokio y ha escalado el Cañón del Colorado. Por si todo esto fuera poco, su última proeza ha sido completar la durísima prueba de triatlón Ironman de Hawai. Ataviado con tres pilas recargables AA de la marca Panasonic y tres carcasas diferentes adaptadas a cada una de las pruebas del circuito (natación, marcha y bicicleta), el minúsculo robot ha logrado un nuevo record en su nada desdeñable lista de proezas.

 

Sofía

Este robot tiene un aspecto humano casi real. Capaz de aprender gracias a la inteligencia artificial y de imitar multitud de gestos debido a su piel de silicona y su complicada arquitectura facial, fue concebido por la empresa norteamericana Hanson Robotics y tuvo una presentación que podríamos calificar de “poco amigable” ya que, ante la pregunta de si estaba entre sus planes el acabar con la humanidad, Sofía declaró que sí. Esto es algo que nos suena a múltiples relatos de ciencia ficción, lo que puede crear ciertas reticencias ante este droide. A pesar de esta afirmación, que no invita a hacer amigos precisamente, este humanoide con un aspecto inspirado en la actriz hollywoodiense Audrey Hepburn es capaz de mantener una conversación, reconocer rostros y como ha demostrado, tiene una fuerte personalidad.

 

Origami

Su nombre se debe al arte japonés de la construcción de objetos mediante papeles doblados sucesivamente y esto es así porque este robot es capaz de darse forma a sí mismo mediante dobleces similares a las de una figura de papiroflexia. El robot es capaz de moverse, salvar obstáculos, nadar, portar objetos y cumplir tareas tras las cuales, se autodestruye mediante su degradación en un medio líquido. Esto lo convierte en el primer robot capaz de completar un ciclo completo de vida, desde su nacimiento hasta su desaparición. Aunque parezca algo inútil, éste podría tener una amplia serie de aplicaciones médicas como hacer lavados de estómago, parchear heridas internas o aplicar medicamentos en zonas específicas del cuerpo y difícilmente accesibles sin cirugía.

 

Da Vinci

De todos los citados hasta el momento, este es posiblemente el más útil ya que se trata del sistema quirúrgico más avanzado del mundo. Una máquina capaz de devolver un fragmento de piel de una uva a su sitio y coserlo con hilo y aguja de sutura sin el más mínimo problema. Esto, aplicado al cuerpo humano, implicaría poder realizar intervenciones de cirugía interna que requieran gran precisión de una forma mínimamente invasiva, lo que a la larga se traduce en menos cicatrices para el paciente, menos pérdida de sangre y una hospitalización menos prolongada ya que la recuperación sería más corta. Todo ventajas.

 

Si quieres conocer más sobre estos robots, ¡navega por Internet en busca de información gracias a la mejor tarifa de ADSL y fibra! Llámanos gratis al 900 696 981 y te informaremos.

 

¿Cuál te parece más curioso?

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies