Las cámaras GoPro ¿son para ti?

 

GoPro es una compañía dedicada exclusivamente a fabricar y comercializar cámaras de fotos y vídeo para usuarios exigentes. Deportes de acción, vídeos subjetivos, grabaciones desde drones o con dispositivos que permiten tomas y puntos de vista muy diferentes a los habituales… Las excepcionales características de este tipo de cámaras han hecho de GoPro una referencia y sus modelos son el objeto de deseo de muchos youtubers, deportistas o aspirantes a directores de cine. Esta empresa cotiza en el índice NASDAQ (la bolsa de Estados Unidos para compañías del sector de la tecnología), y después de aumentar su fama tras ser utilizada por astronautas de la NASA quieren seguir sorprendiéndonos con nuevos proyectos como las retransmisiones en directo. Pero ¿de verdad necesitas una GoPro?

El precio, mayor inconveniente

La cámara más barata que comercializa GoPro sale por unos 430 euros, pero a buen seguro, tu entusiasmo te llevará a tener un montón de ideas que requerirán de más accesorios para ser realizadas: trípodes, soportes, accesorios, empuñaduras, arneses para el pecho o clips para el caso… Las posibilidades son tantas y tan apetitosas que, teniendo la cámara, ¿por qué no sacarle el máximo partido con el equipamiento adecuado? Si eres un profesional o quieres ponerte al nivel de la mismísima NASA, podrás optar al modelo Hero4 Black, que vale unos 530 euros, y si quieres adquirir los dispositivos que se usaron en el famoso vídeo de la Agencia Espacial norteamericana, prepárate a desembolsar otros 7.500. Al menos, las aplicaciones y el software de edición los proporciona GoPro de manera gratuita.

Basta comprobar la gran cantidad de vídeos que hay en sitios como Youtube o Vimeo que habrían sido imposibles sin este tipo de cámaras para comprender el enorme éxito comercial que han conseguido. Sin embargo, y aunque resulte sorprendente, los resultados financieros de la compañía no son precisamente buenos. El año pasado sufrieron pérdidas por valor de unos 20 millones de dólares en el segundo trimestre, algo que según ellos se debe a la gran cantidad de dinero que invierten en I+D. Lo cierto es que todas las grandes empresas del sector andan detrás de la fórmula mágica que les lleve a destronar a GoPro, y Sony, Panasonic o JVC no paran de probar productos, técnicas de márqueting o estrategias que destronen a esta “recién llegada”.

Uso y disfrute para toda la familia

La gran ventaja de las GoPro es su facilidad de uso. En pocos minutos se puede sacar de la caja y empezar a usar una de estas maravillas. Sacarle el jugo a todas sus posibilidades lleva su tiempo, pero el subidón que proporciona obtener resultados más que aceptables con una mínima curva de aprendizaje es lo que ha logrado que haya tantos fanáticos de estas cámaras. Un simple paseo en bici grabado con una toma subjetiva puede parecer toda una aventura, y es realmente sencillo conseguir imágenes que hasta hace poco eran exclusivas de las grandes retransmisiones deportivas. La posibilidad de usar dos cámaras al mismo tiempo abre una serie de opciones insospechadas, y ¡es difícil resistirse a la tentación de grabarse a uno mismo continuamente!

Además, GoPro ha anunciado hace poco el sistema HeroCast, que permitirá transmitir en directo –con un lag imperceptible- y a alta resolución. 1080p, 60 fotogramas por segundo. Todo a través de un solo dispositivo compacto que incluye la cámara y la antena, y que es resistente al agua. Sencillamente, el equivalente a tener un equipo móvil de televisión digital de alta tecnología que se puede manejar con una mano. Increíble. El precio aún no ha sido hecho público, pero para cualquier canal de televisión o Youtube Star puede ser una inversión razonable. Con alardes tecnológicos como este, GoPro seguirá reinando por encima de sus competidores y seguirá aumentando el número de entusiastas con que ya cuenta en todo el mundo.

¿Es para ti?

Esta es la gran pregunta. Bien mirado, si te gusta la fotografía, no tendrás que desembolsar mucho más por una GoPro que por una cámara fotográfica de calidad. Y las posibilidades que te ofrece una cámara como ésta son insospechadas. El único “peligro” es que te conviertas en un fanático de las GoPro y tires la casa por la ventana comprándote complementos para tu nuevo juguete. En el peor de los casos, y dada la fiebre que existe por estos dispositivos, puedes comprarte un modelo básico –cualquiera de los disponibles es más que bueno- y, si al acabar el verano no le has sacado demasiado partido y decides que lo tuyo es la fotografía clásica, te resultará fácil revenderla y recuperar parte de tu dinero.

Echa una ojeada a los canales Youtube y Vimeo dedicados a esta cámara, comprueba lo que otros han sido capaces de hacer y piensa si a ti te gustaría hacer algo parecido. No todo el mundo pasa sus ratos libres haciendo rafting por ríos africanos o salta en paracaídas todas las semanas, pero puede ser que un dispositivo como este te anime a ver las cosas de otra manera, llevar un estilo de vida más activo o saludable, o que tal vez se convierta en la herramienta que tu creatividad necesita para empezar a crear tus propias películas. ¿Te decides a probar?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies