Google Play: tengan cuidado ahí fuera

Si se materializase, probablemente la AppStore de Apple sería un gran supermercado de diseño futurista, con paredes y suelo blancos, largos pasillos diáfanos y escaparates bien iluminados que mostrarían sus productos en expositores giratorios. Por el contrario, Google Play sería… un inmenso mercadillo al aire libre donde convivirían los vendedores callejeros con tiendas, bazares y algún que otro carterista pululando por allí. Ciertamente más divertido, y seguramente con más chollos, pero también más peligroso. La reciente noticia de que el antivirus Virus Shield era una estafa no ha tranquilizado precisamente a los usuarios de Android…

Lo peor de este timo era que costaba 3,99 dólares y que no hacía nada contra los virus. Pero hay casos aún peores. Periódicamente, Google retira del fondo de Google Play aplicaciones que contienen software malicioso, pero para cuando llega ese momento, cientos de incautos pueden haberse descargado una bomba de relojería que les robe los datos personales o perjudique el funcionamiento de su smartphone. Además, parece claro que ni se detectan todos los “cocos” ni se podrá hacer nunca, dado el gran número de aplicaciones que continuamente engrosan las estanterías virtuales de Google Play. La gracia de Android era que, al ser un sistema operativo libre y abierto, cualquier desarrollador podía trabajar con él sin trabas. Ahora, parece que ese es también su talón de Aquiles.

Precisamente, una de las tretas de los creadores de malware (o sea, virus, programas espía y cosas así), consiste en comprar la cuenta de Google a desarrolladores honestos pero con poca o nula actividad y operar desde ellas cuando les cierran la suya. Por cien módicos dólares, estos despreciables personajes pueden permitirse seguir haciendo de las suyas y metiendo basura en nuestros móviles. De poco sirve que Google exija tener una cuenta de desarrollador a los vendedores de apps si luego estas cuentas pueden cambiar de mano tan fácilmente.

Todo esto no son impresiones personales o mera palabrería: una consultora independiente ha publicado hace poco un informe según el cual el número de apps “maliciosas” en la tienda de Google ha crecido un 388% entre 2011 y 2013. Al final del año pasado, nada menos que el 12,7 de las aplicaciones Android eran estafas, spyware o virus disfrazados de la forma más peregrina: desde aplicaciones infantiles hasta imitaciones de las apps más conocidas, pasando por contenidos relacionados con modas pasajeras (películas, sucesos o personajes de moda). O sea, que casi una de cada ocho apps de las que puedes encontrar en Google Play son ovejas negras, mientras que en 2011 solo un 2,7 de ellas eran malware.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies