El inicio del fin de los contratos de permanencia

Movistar ha dado los primeros pasos hacia la supresión de las cláusulas de permanencia. Paso a paso, la crisis está cambiando las reglas del juego y creando un tablero más justo para los clientes finales.

Hace unos días, Movistar anunció que eliminará las permanencias de los nuevos contratos y que empezará a vender móviles sin bloqueo de operador. “Si no puedes con el enemigo, únete a él”, deben haber pensado. Y no les faltan motivos: según la CMT, en julio se registró en España un récord en portabilidades, es decir, en el número de personas que cambiaron de operador. Movistar perdió 124.000 líneas móviles netas en esos 31 días, a pesar del tirón del paquete Fusión.

No es el único en mover ficha. Vodafone, que en julio perdió unas 45.000 líneas netas, ha reducido este año de 24 a 18 meses la duración de sus periodos de permanencia.

¿Por qué? ¿Qué ganan de este modo? ¿No están así acelerando la pérdida de clientes? El motivo principal es que estos dos operadores están reduciendo también las subvenciones sobre la compra de los móviles, con dos claros objetivos: el primero, poder ofrecer tarifas más competitivas frente a la presión que ejercen los operadores virtuales (OMV). El segundo, compensar la caída en ingresos provocado por el uso de aplicaciones over the top como WhatsApp y Skype.

Durante años, los operadores de telecomunicaciones con red propia (Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo) han subvencionado o permitido el pago a plazos de un teléfono móvil a cambio de que el usuario se comprometiera a no irse a la competencia, como mínimo, en 12, 18 o 24 meses.

No era una situación necesariamente injusta. Para algunos usuarios, éste ha sido un medio que les ayudaba a comprar terminales que, de otro modo, se saldrían de su presupuesto. Me explico: muchos españoles están dispuestos a pagar un poco más en nuestra factura de móvil y evitar pagar de un plumazo los 600 ó 700 euros que valen –libres- el iPhone 5, el Samsung Galaxy S4 u otro modelo de alta gama. No nos olvidemos de que ningún operador regala los teléfonos móviles.

Para quienes ya tenían un móvil o simplemente buscaban la mejor tarifa, los OMV eran, por norma general, la opción más económica.

Hay otro motivo para eliminar las cláusulas de permanencia, y es que las tarifas cambian constantemente –por suerte, lo suelen hacer a la baja-. La presión que ejercen los OMV obliga a los operadores  como Movistar, Vodafone y Orange a ajustar constantemente su oferta de precios. Por eso, es común que las condiciones que eran tan atractivas cuando se firmó la permanencia no lo sean tanto unos meses después. Y, sin una ventaja clara sobre la oferta sin subsidios, la legalidad de algunas cláusulas de permanencia podría ponerse en entredicho.

Lo único que está claro es que, paso a paso, la oferta de telecomunicaciones en España es más amplia y más competitiva. La mejor tarifa será aquella que mejor se ajuste a los hábitos de cada persona. Y tú, ¿no sabes por qué operador decantarte? Prueba contrastar tus opciones en un comparador de tarifas móviles como este

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies