Documentales que no te puedes perder: el mundo en tu pantalla

A veces nos quejamos de la telebasura, de las películas malas, de las series sin gancho… Y nos olvidamos de un género fascinante, que ha dado muchas obras maestras y que nos ayuda a comprender mejor cómo es el mundo en el que vivimos. Naturaleza, historia, astronomía, política… Un buen documental es capaz de cambiar nuestra visión de las cosas y casi siempre nos aportará algo en lo que pensar. Ver buenos documentales nunca nos dejará con la sensación de haber perdido el tiempo; es más, el tiempo que pasemos viéndolo puede convertirse en el momento más gratificante y provechoso que hayamos pasado jamás frente a una pantalla. Éstas son algunas de las joyas que no debería perderse ningún aficionado a los documentales… y tampoco ningún espectador con inquietud por descubrir cómo es el mundo que nos rodea.

Algunos de los mejores documentales de televesión

documental el cosmos

El Cosmos, del inolvidable Carl Sagan, fue una de las series de documentales más aclamadas de todos los tiempos. Corrían los años 80 y la mayoría de los telespectadores habían tenido pocas oportunidades de disfrutar con un tratamiento científico de las grandes cuestiones del universo. Más de tres décadas después, el astrofísico Neil deGrasse Tyson retomó el testigo de Sagan con una reedición actualizada de esa mítica odisea del saber. A veces ni siquiera nuestra imaginación puede concebir algunas de las maravillas que existen ahí arriba y la ciencia ficción se queda pequeña frente a la ciencia real. Excepto la nave espacial ficticia desde la que nos habla Tyson, todo lo que veremos y escucharemos en Cosmos: una odisea del tiempo y el espacio es real y nos dejará con la boca abierta y el cerebro lleno de ideas.

Otra frontera insondable de la que sabemos ciertamente poco son los océanos. Y así es precisamente como se titula una producción francesa del año 2009 dirigida por Jacques Perrin y Jacques Cluzaud cuya belleza resulta difícil describir. Es posiblemente uno de los mejores documentales sobre los oceanos y el mar que se han creado nunca Los recursos técnicos más avanzados del momento fueron puestos a prueba para lograr unas imágenes que a veces parecen sacadas de un sueño. Los efectos especiales están de más cuando se cuenta con protagonistas como la ballena azul, el tiburón blanco, los bancos de atunes o calamares gigantes. Este film, aclamado como la mayor superproducción documental de la historia, costó 50 millones de euros que no fueron a parar a los bolsillos de ninguna estrella de Hollywood, sino en equipos y profesionales que nos harán sentir que realmente estamos visitando el fondo del mar. No hay palabras, solo música e imágenes. Pero qué música y qué imágenes.

Los grandes acontecimientos de nuestra historia reciente, sobre todo las dos guerras mundiales, han sido narrados con rigor y minuciosidad en la serie Apocalipsis. No se trata de una mera lección de historia, es también un testimonio que siempre debería estar presente para que no olvidemos que somos capaces de volvernos locos y emplearnos a fondo en la crueldad y la autodestrucción. Si el que olvida su historia está condenado a repetirla, todos deberíamos ver alguna vez estos documentales históricos.

“Man on Wire” es otra obra maestra en la que se unen una historia estremecedora y una realización magistral. Da igual que ganase todos los premios cinematográficos importantes, incluido un Oscar, el año que fue distribuida (2008). Cuando comiences a ver esta película te adentrarás en la historia personal de Philippe Petit, un funambulista francés que se empeñó en tender un cable de acero entre las dos Torres Gemelas de Nueva York en 1974 y se pasó un buen rato haciendo piruetas allá arriba por puro placer y para deleite de los atónitos neoyorquinos. Aquella acción fue calificada como “el crimen artístico del siglo”, pero todos los calificativos grandilocuentes sobran cuando escuchamos que lo único que movía a Petit era un afán personal por conseguir su sueño. Al terminar su hazaña fue detenido, pero gracias a este documental podremos revivir el increíble plan que llevó a cabo para lograr su objetivo.

Michael Moore es polémico, contradictorio, puede tener un excesivo afán de protagonismo y a veces se le ha llamado provocador, antiamericano, interesado y hasta mentiroso. No seremos nosotros quienes le juzguemos como persona, pero los documentales de Michael Moore son excelente y como realizador de documentales tiene pocos rivales. En Bowling for Columbine critica el descontrolado mercado de armas de fuego domésticas en Estados Unidos, en Fahrenheit 9/11 repasa las dudosas evidencias que rodean a la versión oficial del atentado del 11 de Sptiembre, en Sicko analiza el injusto y comercializado mundo de la sanidad privada en su país, comparándolo con Europa y Cuba… Su atrevimiento escuece y levanta ampollas hasta el punto de haberle valido la enemistad eterna de muchos de sus compatriotas, pero Moore sigue dando guerra y mostrándonos datos e información que otros no saben o no quieren encontrar.

Afortunadamente, hay muchos más documentales que merecen la pena y que deberían ser de visión obligada en muchas escuelas. Pero la lista sería interminable y lo mejor de todo es que sigue creciendo. Con el auge de las producciones independientes y los avances técnicos cada vez más accesibles para todo el mundo, los buenos documentales son muchos y variados, cada vez más. ¿Qué títulos añadirías tú a esta pequeña lista?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies