Contraseñas: mejor todas para uno que una para todos

Hace poco te contamos cinco cosas que deberías saber sobre el temible Heartbleed. Se trata de una brecha de seguridad que existe desde hace tiempo y que afecta a la mayoría de los sitios con más tráfico de Internet. Es muy posible que hoy hayas accedido a más de una web afectada por este problema del que tanto se habla y cuyas consecuencias aún están por ver. La buena noticia es que no tiene nada que ver con los contenidos almacenados en los servidores, así que los “hackers” no pueden saquear la información almacenada a su antojo. La mala es que sí pueden acceder a los datos que circulen entre tu ordenador y esos servidores. Por ejemplo, si te conectas con el servidor de una web determinada para cambiar tu contraseña, puedes despertar la curiosidad de los malotes. Siempre, claro está, que el servidor al que accedas no esté parcheado contar el dichoso Heartbleed.

¿Quieres una lista actualizada de las webs que ya han sido parcheadas? Aquí la tienes. ¿Quieres inmunizarte contra este tipo de problemas para siempre? La mejor solución posible es un gestor de contraseñas. Son programas que generan contraseñas aleatorias, complicadas y muy seguras para todos los sitios web en que estés registrado. De hecho, las contraseñas que generan son tan, tan “secretas” que ni siquiera tú las sabrás, sino que será el programa en cuestión quien las introduzca por ti en cada sesión. Suena un poco raro eso de delegar la seguridad de tus cuentas en un programa de ordenador, y tampoco esperes encontrarte diseños vistosos o interfaces demasiado divertidos de usar. Piensa en ellos como un guardaespaldas personal cuyo trabajo es protegerte, no ser tu amigo. Además, cuando comiences a usarlo te puede resultar tedioso configurar todas las opciones. Y además, cuando estés trabajando desde un ordenador diferente al habitual –aquel donde hayas instalado tu gestor de contraseñas-, puede resultar un pequeño calvario recuperar uno a uno los passwords de todos los sitios a los que intentes acceder, ya que el programa guarda las contraseñas en la memoria de tu ordenador (aunque algunos pueden sincronizarse con la “nube”. Para terminar, los gestores de contraseñas realmente buenos no son gratuitos.

Pero si a pesar de todo crees que tu seguridad merece la pena y piensas que más vale prevenir que curar, tienes bastante donde elegir. Por ejemplo, 1Password, que te ofrece un mes de prueba gratuito y sin restricciones y que podrás usar en cualquier dispositivo: ordenadores con Windows, Macs, teléfonos y tabletas Android, iPhones y iPads. Para que te hagas una idea, una contraseña típica generada por un servicio como éste sería una frase de varias palabras, con algunos números en lugar de letras, sin espacios de separación y con algunas variaciones aleatorias, además de signos de puntuación aquí y allá. Algo prácticamente imposible de adivinar, aunque también de recordar –y de ahí la necesidad de tener este software instalado en el ordenador para poder usar el programa-.

Otra alternativa es LastPass, que además de haber solucionado la vulnerabilidad con Heartbleed antes que nadie, incluye una aplicación que te indica si la web a la que estás conectado aún no está parcheada contra Heartbleed. Además, puedes echar un vistazo a otros gestores de contraseñas como Dashlane, Roboform, SplashID, mSecure y KeePass. Y en cualquier caso recuerda: no es aconsejable usar una misma contraseña para todas tus cuentas; mejor intenta usar todas las posibles para cada una.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies