Consejos para mejorar la seguridad en y de nuestro teléfono móvil

Casi todos somos conscientes de la cada vez mayor dependencia que tenemos de nuestro teléfono móvil.

Guardamos muchos datos muy importantes como datos personales y de amigos y conocidos, datos de navegación (el GPS sabe dónde vivimos), nuestro correo electrónico, nuestras claves de diversos servicios (Facebook, Twitter, Bancos!, …).

También el uso que hacen de nuestros móviles muchos otros, para identificarnos o validar transacciones. Ejemplos, que personalmente no me agradan, ciertos Bancos que nos envían un mensaje al móvil con un código que debemos ingresar para completar una operación. También tenemos a nuestros amigos de la Agencia Tributaria que nos envían ciertas notificaciones.

Y no nos olvidemos de los recientes y tan convenientes servicios como pagos Contact-Less y otros basados en las tecnologías NFC (Near Field Communication) que hacen que nuestro móvil sea aún más importante.

El perderlo, aunque se temporalmente, puede producirnos un importante perjuicio por lo que nos pareció conveniente compartir algunas recomendaciones y “buenas prácticas” que nos servirán para cualquier tipo de teléfono.

Antes que nada, recordemos que la seguridad siempre empieza en nosotros. Los mayores expuestos no se producen por motivos técnicos sino por nuestros descuidos. Si bien es cierto que, técnicamente, algunas personas pueden acceder a nuestro móvil, especialmente si es un Smartphone, el nivel de conocimientos necesario hace que estas personas no sean las más abundantes. Sin embargo los carteristas, para lo que no se necesitan conocimientos muy avanzados, son significativamente más abundantes y, por ello, más peligrosos.

Entonces según lo que hagamos y cómo lo hagamos podremos reducir significativamente el riesgo y el impacto que nos pueda producir la pérdida de nuestro teléfono móvil.

  1. En primer lugar vamos a reforzar el mensaje de poner un código de seguridad tanto a la SIM como al teléfono para evitar que alguien pueda beneficiarse de su uso sin nuestra autorización. No nos olvidemos que se puede acceder a los smartphones y a todos sus datos almacenados sin haber desbloqueado la SIM, aunque tal vez no puedan hacer llamadas pero sí acceder a nuestros datos, enviar mensajes, …..
  2. Evitemos guardar en el móvil códigos de seguridad, contraseñas, datos bancarios y documentos en cualquier tipo de formato. No conocemos a nadie que guarde en su móvil una copia de su Documento de Identidad?, y de su tarjeta de coordenadas del banco?.
  3. Sepamos lo que instalamos!. Actualmente la mayoría de las amenazas de accesos no autorizados a los datos almacenados en los dispositivos móviles están relacionadas con las aplicaciones. Evitemos aplicaciones innecesarias.
  4. Mantengamos nuestro teléfono actualizado. Los fabricantes de software normalmente producen mejoras por uno de dos motivos: para agregar nuevas funciones o para corregir errores. Esto es igualmente válido para Microsoft como para Google, Apple y demás desarrolladores que ofrecen sus productos.
  5. Evitemos compartir datos importantes (números de documentos, de tarjetas, contraseñas, etc.). Todo dato que se comparte puede quedar guardado en el dispositivo y por ello expuesto a miradas indiscretas. Si fuera necesario compartir alguna contraseña, cambiémosla después.
  6. Para todos aquellos servicios sensibles, evitemos que el dispositivo pueda “recordar” la contraseña. Aunque no siempre puedan vernos la contraseña, podrán reemplazarnos y utilizar ese servicio. Tal vez no puedan ver nuestra contraseña de WhatsApp, pero sí podrán leer todos nuestros mensajes y enviar nuevos.
  7. Evitemos conectarnos a redes abiertas, que es dónde hay mayor probabilidad de encontrarnos con oídos indiscretos. Si necesitáramos utilizarlas, deberíamos cambiarlas luego (y ya en un lugar “seguro”).
  8. No dejemos “abandonado” nuestro móvil, no lo perdamos de vista. Ya de por sí son muy apetecibles por su valor y aún más por la posibilidad de encontrar datos que pueden tener un valor significativo. De muchas maneras, nuestros móviles son como nuestras carteras.

Cuanta más información tengamos en nuestros dispositivos mayor será el riesgo que podamos correr si ellos caen en manos equivocadas y eso sucede más de lo que imaginamos.

No creo que podamos evitar perder nuestro móvil, pero sí podemos reducir la posibilidad de que ello suceda y el impacto que ello podría producirnos.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR