Árboles genealógicos online, o cómo Internet te ayuda a conocer tus orígenes

Hay en Salt Lake City, cuna de los mormones, quizás el mayor registro genealógico del mundo. La Biblioteca de Historia Familiar, sucesora de la Sociedad Genealógica de Utah, se fundó en 1984 con el objetivo de “ayudar a los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a conocer sus historias familiares”. Hoy, es mucho más que eso: reúne los nombres de más de miles de millones de personas fallecidas.

Los registros se nutren de la información que les envían miles de voluntarios a través de Internet. También de datos que, desde hace más de 100 años, recopilan los propios mormones a través de entrevistas a personas por todo el mundo. Durante su juventud, los mormones realizan un viaje de dos años a otra parte del planeta. Puede ser la India, Sudáfrica o cualquier país europeo; la asignación de dinero es la misma.

La idea, como me confesó una trabajadora voluntaria de esta atípica biblioteca, es “que aprendan a vivir por sí mismos, con una cantidad de dinero limitada, que vean mundo y conozcan otras culturas”. En otras palabras, que pasen de ser niños a hombres. Pues bien, en ese viaje tienen como misión entrevistar a gente sobre sus orígenes, información que van añadiendo a los registros, muchos de ellos aún incompletos.

Los archivos están allí físicamente. Miles de microfilms guardan el secreto de los orígenes de millones de familias. ¿Por qué microfilms? Porque, a diferencia del disquete, del CD-ROM o del pendrive, se cree que los microfilms pueden conservarse eternamente.

Por supuesto, FamilySearch (el nombre original de la Biblioteca de Historia Familiar) no es ajeno a la digitalización del mundo. Cuenta con su propia plataforma online, donde puedes crear tu propio álbum o árbol genealógico, o buscar a sus familiares. El servicio es gratuito.

No es, ni mucho menos, el único árbol genealógico online que existe. Ancestry.com es uno de ellos. En octubre de 2012, el fondo de capital riesgo Permira compró la empresa por 1.600 millones de dólares (vamos, una pasta gansa). Hasta entonces, el equipo de Ancestry.com había conseguido reunir 10.000 millones de documentos y realizar 39 millones de árboles genealógicos. Sólo está disponible en inglés.

Genoom es otro, y sí está en castellano. Además del propio árbol, Genoom permite enviar mensajes, crear foros, un calendario con los cumpleaños y otras citas relevantes, subir fotos y vídeos… Abrir una cuenta básica es gratis, pero para acceder a ciertos servicios, como poder entrelanzar árboles, editar las fotos o realizar copias de seguridad, puedes crear una cuenta Premium. Cuesta 24 euros al año.

MyHeritage.es, Miparentela.com o Geneanet son algunos otros portales de este estilo, con más y menos funcionalidades.

El pasado, conocer nuestros orígenes, es algo importante para una persona. Tu herencia familiar es una de las cosas que nos definen, igual que la gente que nos rodea, el entorno y la personalidad de cada uno. Por otra parte, ¿a quién no le gusta estar en contacto con personas que han pasado por nuestras vidas, o al menos saber qué ha sido de ellas? Facebook nació como una página web donde los universitarios podían cotillear sobre la vida de otros estudiantes, pero en la actualidad se usa no sólo para contactar con gente a la que ves regularmente, sino también con aquellos que alguna vez se cruzaron en tu camino.

Internet es una herramienta maravillosa, ¿no crees?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR